Noticias | Audi

Altas prestaciones en el Audi SQ8 TDI

Infomotor, 01 Julio 2019

Audi presenta el modelo más deportivo de la familia Q: el SQ8 TDI. Gracias al motor diésel de 8 cilindros con doble sobrealimentación mediante dos turbocompresores y un compresor eléctrico, el SUV coupé ofrece altas prestaciones con un elevado nivel de eficiencia. Tecnologías de suspensión como las barras estabilizadoras activas, la dirección a las cuatro ruedas y el diferencial deportivo aseguran un comportamiento dinámico de primer nivel. El Audi SQ8 estará disponible en la mayoría de los concesionarios europeos a partir de finales de verano.

POTENCIA Y EFICIENCIA

El V8 biturbo del Audi SQ8 TDI es el motor diésel más potente del mercado europeo. Combina una gran potencia con un elevado nivel de eficiencia, gracias a una serie de soluciones de alta tecnología. El motor proporciona una potencia de 435 CV y desarrolla un par máximo de 900 Nm entre 1.250 y 3.250 rpm. Esto permite al 4.0 TDI acelerar al gran SUV como un coche deportivo: para pasar de 0 a 100 km/h necesita 4,8 segundos, y alcanza una velocidad máxima de 250 km/h, limitada electrónicamente.

En las culatas del 4.0 TDI, la admisión se sitúa en el lado exterior, y el escape con los dos turbocompresores están en el interior de la V que forman los cilindros. Esto hace que el recorrido de los gases de escape sea corto, lo que permite una respuesta instantánea. Los turbocompresores funcionan de forma secuencial. A bajas velocidades de giro del motor únicamente se activa un turbocompresor, y el segundo lo hace a partir de 2.200 rpm. El característico sonido del V8 es amplificado por un actuador en el sistema de escape, que puede ajustarse a las preferencias personales del conductor a través del Audi drive select.

Un compresor de accionamiento eléctrico asiste a los dos turbocompresores movidos por los gases de escape al iniciar la marcha y al acelerar cuando el motor gira a bajas revoluciones. Detrás del intercooler existe un bypass que se activa cuando la mariposa está cerrada. Si los requerimientos de carga son altos mientras que la cantidad de energía de los gases de escape es baja, el aire de admisión fluye hacia el EPC, donde se comprime por segunda vez. De este modo, se garantiza una entrega de potencia homogénea y plena.

La energía para el EPC proviene del sistema primario de 48 voltios del Audi SQ8 TDI, que también forma parte del sistema Mild Hybrid (MHEV). Como unidad de almacenamiento se utiliza una compacta batería de iones de litio. El alternador/motor de arranque BAS, que está conectado al cigüeñal, permite recuperar hasta 8 kW durante las fases de deceleración, energía que se almacena en la batería. Si el conductor levanta el pie del acelerador a una velocidad de entre 55 y 160 km/h, el Audi SQ8 TDI puede, en función de la situación, recuperar energía, avanzar con el motor al ralentí, o hacerlo en modo de marcha por inercia con el motor desactivado durante períodos de tiempo hasta de 40 segundos. El BAS vuelve a arrancar el motor en cuanto se acelera de nuevo, y lo hace de forma más rápida y más suave que un motor de arranque convencional. El modo start/stop puede activarse a una velocidad de 22 km/h. El sistema contribuye al elevado nivel de eficiencia del SQ8 TDI. En utilización real, la tecnología MHEV permite reducciones de consumo de combustible que pueden llegar hasta 0,5 l/100 km.

DINAMISMO SUPERIOR

La transmisión de potencia en el Audi SQ8 TDI se lleva a cabo mediante un cambio tiptronic de ocho velocidades. Su volante de inercia de doble masa integra un amortiguador torsional de vibraciones que se adapta a la velocidad de giro del motor y compensa las vibraciones del V8 diésel cuando funciona a muy bajas revoluciones. Soluciones como el embrague en la transmisión central y una bomba de aceite de accionamiento eléctrico, permiten a la transmisión automática trabajar de forma conjunta con la tecnología MHEV. La tracción quattro permanente distribuye la fuerza del motor entre los ejes delantero y trasero en una proporción 60:40. El diferencial deportivo, que puede equiparse como parte del paquete de suspensión advanced, complementa el trabajo de la tracción quattro, distribuyendo el par de forma activa entre las dos ruedas del eje trasero. Al girar o al acelerar en una curva, el par se redirige de forma predominante hacia la rueda exterior, lo que inscribe al Audi SQ8 TDI en la trazada, eliminando incluso el más leve indicio de subviraje. En caso de sobreviraje, el diferencial deportivo estabiliza al SUV deportivo al modificar el reparto de par hacia la rueda interior a la curva.

De serie, el SQ8 TDI está equipado con el sistema de conducción dinámica Audi drive select, que incluye siete programas, y con la suspensión neumática adaptativa con control de amortiguación. La suspensión neumática puede ajustar la altura de la carrocería en un rango de hasta 90 mm, según las necesidades en cada momento. Como opción, a la dirección progresiva de serie se puede añadir la dirección a las cuatro ruedas. A baja velocidad, por ejemplo, durante maniobras o al aparcar, las ruedas del eje trasero giran en dirección opuesta a las del eje delantero. El grado máximo de giro es de 5 grados, y se alcanza a una velocidad de unos 5 km/h, contribuyendo a mejorar la maniobrabilidad. En marcha, a velocidades superiores a los 60 km/h, las ruedas traseras giran ligeramente en la misma dirección que las delanteras, mejorando la respuesta de la dirección e incrementando aún más la estabilidad al cambiar de carril a velocidades elevadas.

El tercer elemento es el sistema electromecánico de barras estabilizadoras activas, para controlar el balanceo de la carrocería. Incluye un compacto motor eléctrico entre las dos mitades de cada una de las barras estabilizadoras situadas en los ejes delantero y trasero. Cuando se circula en línea recta, las dos partes que componen la barra estabilizadora se desacoplan, lo que reduce el movimiento de la carrocería en carreteras con pavimento irregular, y aumenta al mismo tiempo el confort. En conducción deportiva, el funcionamiento del sistema tiene como objetivo compensar el balanceo. Para ello, los motores eléctricos se encargan de ejercer un par de torsión en la barra estabilizadora opuesto al movimiento de la misma, haciendo que el comportamiento del SQ8 TDI resulte más firme, y reduciendo considerablemente el ángulo de balanceo de la carrocería. El sistema activo de control del balanceo de la carrocería está integrado en el sistema eléctrico primario de 48 voltios, y sirve al mismo tiempo como sistema de recuperación de energía. Durante el movimiento de la carrocería puede utilizar los motores eléctricos para generar electricidad, que se almacena en la batería.

El SQ8 TDI está equipado de serie con llantas de 21 pulgadas y neumáticos en formato 285/45. Audi ofrece bajo pedido unas exclusivas llantas de 22 pulgadas con neumáticos 285/40. La amplia gama de diseños se complementa con la oferta de Audi Sport. Otras opciones incluyen pinzas de freno pintadas en color rojo y frenos con discos carbocerámicos, que son más ligeros y más resistentes a la abrasión que los discos de acero.

DISEÑO E INTERIOR

El llamativo contorno, con tensas superficies atléticas, y el techo tipo coupé, enfatizan el carácter deportivo del Audi SQ8 TDI, cuya longitud alcanza los 5,01 metros. Destacan de forma especial la parrilla singleframe octogonal, los pronunciados blíster quattro sobre los pasos de rueda y la llamativa protección de la parte inferior de la carrocería. Los faros LED son de serie, mientras que la tecnología HD Matrix LED está disponible de forma opcional. Aquí, tanto la firma tridimensional de las luces diurnas como el diseño de los grupos ópticos traseros muestran un carácter digital. Las líneas horizontales, incluyendo la franja de luz en la zaga, enfatizan la anchura del SUV coupé, que demuestra su estatus con muchos detalles de diseño en la versión S.

La parrilla singleframe está formada por lamas dobles y se encuentra rodeada por un gran marco cromado acabado en plata mate. El soporte bajo la parrilla y las entradas de aire bien definidas, la protección de la parte inferior de la carrocería y las inserciones en los umbrales laterales destacan en el mismo acabado. Las carcasas de los espejos retrovisores están diseñadas con una terminación en símil aluminio que va a juego. Los elementos exteriores característicos de la parte posterior también se resaltan en color. El difusor, en negro titanio mate, integra un protector inferior acabado en color plateado, y está flanqueado a ambos lados por dos tubos de escape redondos. En combinación con la llamativa franja que se extiende por la parte superior y con la deportiva inserción de rejilla en acabado panal de nido de abeja, el Audi SQ8 TDI manifiesta todo su potencial. Como opción, Audi ofrece el paquete de estilo negro, que acentúa el área de los paragolpes, la parrilla singleframe y las ventanillas laterales.

Con una distancia entre ejes de 3 metros, el Audi SQ8 TDI ofrece un espacioso habitáculo. El interior presenta un diseño en el que dominan las líneas horizontales. Los asientos deportivos forman parte del equipamiento de serie. Como opción, los clientes pueden solicitar los asientos S sport plus con reposacabezas integrados y refuerzos laterales, que pueden contar con control de temperatura y funciones de masaje. Los tres asientos de la segunda fila cuentan con regulación longitudinal independiente. Con los respaldos abatidos, la capacidad del maletero, al que se accede a través del portón trasero de accionamiento eléctrico, aumenta desde los 605 litros hasta los 1.755 litros.

Como es característico en los modelos S de Audi, el acabado del interior es en color negro. Los asientos incorporan una “S” grabada en relieve y costuras de contaste en color gris roca o antracita, dependiendo del color de la tapicería. Como opción, se ofrece la tapicería en el deportivo color gris rotor o en rojo Arras para los asientos, el reposabrazos central y los reposabrazos en las puertas. Los materiales disponibles son una combinación de cuero y Alcantara, así como cuero Valcona premium como opción. Los asientos S sport plus incluyen un patrón de rombos. Las inserciones decorativas están realizadas en aluminio cepillado mate, y opcionalmente pueden ser de carbono o de madera de roble. Los umbrales de las puertas iluminados realizados en aluminio y el logo S en la parte delantera forman parte del equipamiento de serie, al igual que los pedales y el reposapiés de acero inoxidable. El paquete opcional de iluminación ambiental de contorno proporciona efectos luminosos específicos, por ejemplo, en el salpicadero y en el túnel central, lo que otorga al habitáculo una apariencia especial.

INTELIGENTEMENTE CONECTADO

El Audi SQ8 TDI cuenta con dos pantallas táctiles como principales elementos para el control de los distintos sistemas del vehículo. La pantalla superior, integrada en un gran bisel con acabado negro en alto brillo, resulta prácticamente invisible cuando está apagada, y se utiliza para controlar los sistemas de infoentretenimiento y el navegador. El conductor utiliza la pantalla inferior para controlar la climatización, funciones de confort y la entrada de texto, que puede realizarse cómodamente con la muñeca apoyada en la palanca selectora del cambio.

El SQ8 TDI también está equipado con la función de control por voz que reconoce el lenguaje natural, incluso comandos y preguntas formuladas libremente. Para responder, por un lado, el sistema utiliza la información almacenada a bordo, como por ejemplo los destinos de navegación especiales o los preferidos por el conductor; por otro, también se sirve de los datos almacenados en la nube. Mientras que las referencias cruzadas con los datos online mejoran la tasa de reconocimiento y la calidad de los resultados, la ventaja de los datos a bordo permite una disponibilidad más rápida y fiable, incluso cuando no existe cobertura para la red móvil, como, por ejemplo, en un estacionamiento subterráneo.

Junto a las dos pantallas, la instrumentación digital ofrece una gran cantidad de información detallada. El conductor puede utilizar un botón en el volante multifunción para cambiar entre los dos modos de visualización del Audi virtual cockpit. Mientras que en el modo de conducción se muestran dos grandes diales para el tacómetro y el velocímetro, en el modo infoentretenimiento cobra protagonismo el mapa del sistema de navegación.

LOS SISTEMAS DE ASISTENCIA

Una amplia gama de sistemas de asistencia a la conducción complementa la amplia oferta de servicios en el SQ8 TDI. El Audi cruise assist reduce la tarea del conductor en viajes largos, mediante la asistencia al control longitudinal y lateral del vehículo. Incorpora las funciones del control de crucero adaptativo, del asistente de conducción en atascos y del asistente activo de mantenimiento de carril. Junto con el asistente de eficiencia, reduce la velocidad del SQ8 TDI o acelera de forma predictiva en función de la información recogida de los sensores, de los datos de navegación y de las señales de tráfico. El asistente de cruce el asistente de tráfico cruzado trasero, el sistema de advertencia de salida y el asistente de cambio de carril garantizan la seguridad al conducir en ciudad. El asistente de maniobras contrarresta los efectos de una posible colisión mediante pequeñas intervenciones en la dirección y en los frenos de forma independiente, llegando a detener el vehículo por completo, por ejemplo, si detecta un obstáculo como una columna al maniobrar en un parking. El sistema de protección contra bordillos alerta al conductor para evitar daños en las llantas durante las maniobras de estacionamiento. Las múltiples imágenes de las cámaras de 360 grados permiten maniobrar con precisión de centímetros, y proporcionan una vista del tráfico cruzado y de las ruedas. Una característica destacada es la vista 3D, que permite elegir libremente la perspectiva.

Detrás de todos estos sistemas se encuentra un módulo de alta tecnología de Audi, el controlador central de los sistemas de asistencia (zFAS). Con el tamaño de una tablet, este ordenador, que se instala de serie en el SQ8 TDI, calcula constantemente una imagen diferenciada del entorno, que permite a los sistemas de asistencia reaccionar a tiempo y de forma precisa, por ejemplo, al iniciar una maniobra de frenada. La navegación también resulta de alta precisión porque la fusión de los datos permite al sistema ubicar el vehículo en el carril exacto. En función de las opciones seleccionadas, el zFAS recibe los datos de hasta