Cuaderno de notas de Sebastien Ogier

El piloto francés, un habitual del campeonato del mundo de rallyes desde 2008, ha disputado diferentes tipos de pruebas. Ante su amplia experiencia, describe la magnitud que supone el desafío de Turquía...

Después de haber corrido en muchas pruebas con fama de ser realmente duras, como el Rally Acrópolis o el Rally de Chipre, ¿dónde colocaría a Turquía?

En mi opinión, el año pasado fue definitivamente peor, sobre todo por el tamaño de las piedras que había en las pistas. Dicho esto, solo competí en el Rally de la Acrópolis al final de su vida y desde luego que allí se disputaron pruebas muy muy exigentes.

La velocidad media en este rally es la más baja de la temporada, ¿cómo afecta esto?

Es difícil para los vehículos, porque cuando las velocidades son más bajas, también hay menos refrigeración en los diversos componentes. También es más duro para las tripulaciones, porque las temperaturas son generalmente muy altas, y el hecho de ir más lento significa que hay menos ventilación y menos aire entrando en el cockpit. ¡Así que esperamos tener que lidiar con condiciones extremadamente cálidas dentro del coche!

En general, se trata de un rally en el que hay que cuidar el vehículo, pero ¿cómo se traduce eso en términos prácticos?

Comenzando en el reconocimiento, en el que además de describir los tramos, los ángulos de las curvas y las distancias, trato de identificar las zonas de riesgo donde hay grandes piedras u otras cosas a tener en cuenta, tratando de usar términos lo más precisos y claros posible.

Vimos el año pasado que ser un buen mecánico también puede ayudar mucho en este tipo de pruebas...

Bueno, así fue como comencé mi carrera en el motorsport, así que todavía tengo algunas habilidades, pero espero no tener que usarlas este año. Este tipo de rally a veces puede ser una cuestión de supervivencia, por lo que nuestro enfoque tiende a centrarse en la resistencia. Por lo general, a menudo llevamos dos ruedas extras y más repuestos de lo habitual. Al final del día, solo tenemos una pequeña cantidad, como el kit de herramientas que llevamos a bordo. Y eso significa que si hay un problema, la dificultad para nosotros es que debemos realizar reparaciones improvisadas, a la vez que tratamos de perder el menor tiempo posible.

LOS SECRETOS DE CITROËN

Mientras que Sébastien Ogier y Julien Ingrassia consiguieron su primera victoria en el Rally de Portugal de 2010 a bordo del C3 WRC, esto podría haber sucedido dos pruebas antes, en Turquía, cuando se disputaba en los alrededores de Estambul.

En la cuarta prueba de su segunda temporada en el C3 WRC, en este rally el joven francés era líder en la tercera especial. Se mantuvo en la primera posición en doce de las veintiuna especiales que se disputaron, ganando cinco de ellas. Pero debido a un pinchazo en la ES15, perdieron más de tres minutos y finalmente se clasificaron fuera del podio, en la cuarta posición. Luego fueron reemplazados por Sébastien Loeb y Daniel Elena, quienes consiguieron con el C4 WRC la cuarta victoria de Citroën en Turquía, después de las de 2003 (la primera victoria de la historia de Citroën en WRC), 2004 y 2005 con el Xsara WRC.