Noticias | Automoción

Del taller del pueblo a la élite del coche eléctrico

Infomotor, 11 Agosto 2020

Deogracias Vidal es una de las piezas clave del equipo humano que forma la ingeniería española QEV Technologies. Es el empleado con más experiencia de la empresa, habiéndose dedicado al mundo del motor desde 1975. Conoce cualquier tipo de mecánica, desde las más clásicas y primitivas, hasta las más recientes y futuristas, en las que se ha especializado. En la actualidad, Vidal es Jefe de Taller de QEV Technologies, empresa encargada de la creación y desarrollo de los Hispano Suiza Carmen o Carmen Boulogne o los Fórmula E de Mahindra Racing y NIO 333. También es el especialista de motores de la empresa y profesor del Máster y Curso Superior en Motorsport y e-Racing de QEV Academy.

El poder experimentar con la nueva tecnología eléctrica ha sido todo un reto para Vidal, que llevaba toda una vida trabajando con motores térmicos. “Al principio nadie tenía claro cómo iba a funcionar. Por el sonido, prestaciones, las baterías… Había muchas dudas y mucho escepticismo, pero ahora lo tengo claro: me rindo a la tecnología eléctrica, es la bomba”, explica.

“Estoy totalmente fascinado y ‘enchufado’. Los motores eléctricos son impresionantes. Si no fuese porque las baterías todavía limitan la autonomía, habríamos entrado en una nueva dimensión dentro de la industria del automóvil, porque los motores son estratosféricos, están en el futuro. ¡Con un motor de poco más de 20 kilos tienes más de 300 CV en el coche!”, admite.

Enamorado del mundo del motor desde hace 45 años

Vidal se ha dedicado al mundo del motor desde muy joven. Nacido hace 62 años en Bustillo del Páramo, un pequeño pueblo de León de poco más de mil habitantes, ha estado rodeado de automóviles o de cualquier ‘aparato’ con ruedas y motores desde que tiene memoria. Y es que Vidal comenzó a ‘trastear’ en el taller que tenía su padre en el pueblo, donde montaba y desmontaba coches, motos, tractores o cualquier maquinaria industrial que por allí pasara y sirviera de utilidad para los vecinos del pueblo, lo que le permitió adquirir un importante conocimiento sobre prácticamente cualquier mecánica de los años 70.

Precisamente en aquella década decidió trasladarse hasta Barcelona, donde había más oportunidades laborales dentro de la emergente industria del automóvil. Encontró un trabajo como mecánico en un importador de vehículos de gran importancia. Allí inició una nueva aventura en Cataluña, donde permanece afincado a día de hoy, y se abrió camino en el mundo del automóvil.

“Lo mío ha sido vocación. Desde pequeño tenía claro que iba a ser mecánico y aunque mi familia quería que aprendiera otro oficio, yo me había criado entre motores y quería dedicarme a eso. Empecé a trabajar en talleres de la zona y a los 19 años me fui a Barcelona porque allí había más oportunidades”, recuerda Deogracias. “Empecé a trabajar en Porsche, luego pasé a BMW… pero no en competición, sino en coches de calle. Mi primera oportunidad para trabajar en las carreras apareció cuando un compañero se marchó de BMW a JJ Cobas (mítico fabricante de motocicletas español) y me llamó varios meses más tarde porque iban a abrir un departamento de coches. Le dije que me interesaba y me incorporé como mecánico… por primera vez de competición”, relata “Deo”.

La aventura en las carreras comenzó con cierta intensidad para Vidal, primero en la Fórmula Renault y después en Nissan Motorsport, como mecánico de Luis Pérez Sala en el Campeonato de España de Turismos. No es el único éxito reseñable en la carrera de Deogracias, pues más tarde, como Jefe de Mecánicos del equipo Gabord Competición en las World Series by Nissan, saboreó las mieles del éxito durante tres años consecutivos: 2002, 2003 y 2004, con pilotos como Ricardo Zonta, Frank Montagny o Heiki Kovalainen, quienes posteriormente alcanzarían la F1.

En 2006, Vidal se incorporó a Sunred, escudería española que se convirtió en la referencia en carreras de turismos, junto con SEAT, y en innovación tecnológica. Fue allí, de nuevo como Jefe de Mecánicos, donde se estrenó en el Mundial de Turismos y en campeonatos de GT, entre otros certámenes nacionales y continentales. También colaboró en el desarrollo de los espectaculares Cupra GT, Toledo GT, el GT Sunred21 o en la creación de uno de los primeros coches eléctricos de competición hechos en nuestro país, el All Electric GT.

 

 

Dando forma al futuro en QEV Technologies

Deogracias se unió en 2013 a QEV Technologies, la ingeniería española que se ha establecido como referente mundial en lo que a movilidad eléctrica. Gracias a sus ganas de aprender, a su magnífica habilidad para adaptarse a cualquier condición y a su talento como mecánico, se ha convertido en una de las piezas fundamentales de la empresa. Uno de sus primeros trabajos en QEV fue el de Jefe de Mecánicos de Nelson Piquet, piloto del equipo China Racing (gestionado por QEV Technologies) en la temporada 2014/2015 de Fórmula E, donde acumuló junto con sus compañeros un conocimiento inigualable sobre el automovilismo eléctrico en situaciones límites para los vehículos.

Toda esa experiencia la aplica en la actualidad en su labor de Jefe de Taller coordinando los diferentes proyectos dentro de la empresa. Vidal hace de enlace entre la oficina técnica y el taller, y se encarga de que todo vaya ‘sobre ruedas’ durante el proceso de creación de un súperdeportivos de la talla del Hispano Suiza Carmen, Hispano Suiza Carmen Boulogne o Arcfox GT, todos ellos vehículos de altas prestaciones que llevan el sello de QEV Technologies.

Experto en motores del Máster y Curso Superior en Motorsport de QEV Technologies

Vidal forma también parte del plantel de profesores del Máster y Curso Superior en Motorsport y e-Racing de QEV Technologies. Cuando surgió la oportunidad de poder transmitir su conocimiento a los alumnos del Máster, no se lo pensó ni un segundo: “Siento que tengo la obligación de compartir todo lo que sé con quienes se quieren dedicar a este maravilloso mundo del automóvil, porque así podrán saber lo que yo sé y añadir su propia experiencia para acabar siendo mejores”, explica. “Me encanta ver la ilusión con la que los alumnos llegan al aula e ir enseñándoles todos los secretos de los motores, contarles anécdotas y responder todas sus dudas. Compartir todo lo que sabemos es clave para nuestra evolución como empresa y, al fin y al cabo, para contribuir al futuro del automóvil”.

Para Vidal, QEV Academy cuenta con una oferta formativa que es una absoluta referencia por varios motivos. El principal es la calidad de los profesores, todos ellos profesionales en activo en campeonatos de talla mundial como la Fórmula E o en QEV Technologies, donde se diseñan y fabrican superdeportivos eléctricos. Por otro lado, cabe destacar la opción de realizar prácticas en el mismo taller donde se han creado joyas como el Hispano Suiza Carmen o los Fórmula E de los equipos Mahindra Racing y NIO 333.

“Sé que las cosas se están haciendo bien con el Máster, porque cada vez incorporamos más ex alumnos a la empresa. De hecho, no miento si digo que un alto porcentaje de la plantilla actual viene de nuestra academia”, admite Deogracias, quien a sus 62 años sigue aprendiendo y sorprendiéndose con los progresos de la tecnología, contribuyendo al futuro de la industria del automóvil y, cómo no, a que siga habiendo ingenieros y mecánicos de altísima calidad en los circuitos y talleres de todo el mundo.