Noticias | Fórmula E

Entrevista a Toni Cuquerella, ingeniero de Mahindra de Fórmula E

Toni Cuquerella es el ingeniero de carrera jefe del equipo Mahindra Racing de Fórmula E. Desde este puesto se encarga de gestionar lo que sucede durante cada sesión en los coches del equipo – pilotados por Jérôme d’Ambrosio y Pascal Wehrlein – están en pista, con el objetivo de tomar las decisiones adecuadas junto con los ingenieros de cada coche, para conseguir el mejor resultado posible.

Cuquerella ha pasado por los mejores equipos de los campeonatos más exigentes del mundo. Desde Campos Motorsport en el Open by Nissan, SEAT Sport en el Mundial de Rallyes, BMW en el DTM y Fórmula 1; hasta el ilusionante equipo español de F1 HRT; o Ferrari, donde fue ingeniero de carrera jefe entre 2015 y 2017. Desde 2018 forma parte del equipo Mahindra Racing de Fórmula E.

¿Por qué decidiste dedicarte al automovilismo como ingeniero?

Desde pequeño quise dedicarme al mundo del motor y, especialmente, a la competición, ya fuese como piloto, ingeniero, mecánico…. me daba igual. Cuando vi que no tenía posibilidades como piloto, decidí ir por otra vía: me formé como ingeniero, pensando siempre en la competición. En 1999 comencé a trabajar en el equipo Campos Motorsport, de Adrián Campos, en la estructura que tenía en el Open by Nissan. En aquel entonces, Fernando Alonso y Antonio García eran sus pilotos y también daban sus primeros pasos en motorsport.

Si comenzases hoy a formarte como ingeniero de automoción, ¿lo enfocarías al automovilismo eléctrico? ¿Qué consejo darías a los futuros mecánicos e ingenieros?

Está claro que cada vez hay más competiciones que utilizan tecnología eléctrica o híbrida en sus coches. Pero también hay que tener en cuenta que dentro de la competición hay mucho más que el apartado motriz. Puedes ser ingeniero de aerodinámica, de control, dinámica de vehículo… y ser válido para cualquier campeonato. Cada ingeniero debe elegir el campo que más le guste, pero no hay duda de que si está interesado en el motor y transmisión del coche, debe valorar la especialización en vehículo eléctrico.

¿Qué es lo que más te sorprendió en tu paso de la Fórmula 1 a la Fórmula E?

Es un campeonato más pequeño, pero está creciendo a un ritmo muy rápido. Hay que abrir la perspectiva y creo que no tendría que compararse con la Fórmula 1, porque son campeonatos diferentes. La Fórmula E también es altamente profesional, lo cual no es frecuente encontrar fuera de la F1.

¿Consideras que a día de hoy la Fórmula E es un mayor reto que la Fórmula 1 para los ingenieros y mecánicos?

Mayor no, pero sí diferente. En la Fórmula E todo es más abierto que en la Fórmula 1, pero las posibilidades de crear un coche completamente desde cero solo las puedes encontrar en la Fórmula 1. Teniendo en cuenta esto, a nivel global, diría que la F1 sigue siendo un reto mucho mayor.

¿En qué debería fijarse la Fórmula 1, ahora en una etapa de transición, para aprender de la Fórmula E y ser más atractiva para los aficionados?

Sobre todo, a la hora de atraer a los aficionados más jóvenes, donde la Fórmula E está haciendo un gran trabajo. Pero no olvidemos que la F1 no debe copiar a la Fórmula E ni viceversa, porque son conceptos muy distintos. Sería un error.

¿Por qué crees que la Fórmula E atrae más a las marcas de coches que la Fórmula 1?

Porque el futuro de las marcas pasa por tener coches híbridos o totalmente eléctricos. La Fórmula E es un campo de pruebas perfecto en este sentido, y comercialmente les interesa vincular su imagen a esta tecnología.