Los coupé y cabrio más emblemáticos de Peugeot

Infomotor, 21 Junio 2019

En películas y series de televisión europeas, la elegancia y la nostalgia por los años 70 toma a menudo la forma del Peugeot 504 Coupé o del Peugeot 504 Cabrio. Su silueta estilizada y sus líneas, diseñadas por Pininfarina, fueron unánimemente alabadas en su época, en la que se acabaron convirtiendo en un icono. Su frontal con cuatro faros cuadrados y su estilo dinámico, dispuesto a saltar a la carretera, le diferenciaron del Peugeot 504 Berlina.

Pensado para recorrer con elegancia y seguridad las carreteras sinuosas de la Costa Azul, las versiones Coupé y Cabrio del Peugeot 504 destacaron por su excelente comportamiento en carretera y el tacto preciso de sus cambios de marcha. Entre 1969 y 1974, equipó una gama de motores con una cilindrada de 1.8 l y 2 l, capaces de desarrollar entre 90 CV y 104 CV.

La mayor revolución llegó en 1974, con la llegada del primer motor V6 en la historia de Peugeot. Una innovadora mecánica de 136 CV y 2.7 litros que ha entrado en la leyenda. La llegada de la inyección electrónica le hicieron alcanzar los 144 CV. Su sonido característico es fruto de su orden de encendido y su peculiar arquitectura, en la que la V formada por los cilindros formaba un ángulo de 90º para reducir la altura del motor. En el apartado estético, los faros delanteros cambiaron de diseño y de tamaño. En el interior, el cuadro de instrumentos modernizó su aspecto e incorporó cuentarrevoluciones. Se realizó una mejora importante en la tapicería y los acabados.

Este importante refuerzo en sus prestaciones, unida a la fiabilidad y al excelente comportamiento en carretera de este vehículo, cimentaron una exitosa carrera deportiva en el continente africano. El Peugeot 504 Coupé se impuso en el mítico Rally Safari en 1981 y en el Rally Bandama, en 1976 y 1978. Las duras pistas de Kenia y Costa de Marfil pusieron de manifiesto su fiabilidad y robustez.

Sus 15 años de carrera comercial (1969-1983) y sus 30.000 unidades vendidas no reflejan su gran impacto en el lenguaje estilístico de la Marca. Una influencia que llega hasta nuestros días. Por ejemplo, las luces LED traseras en forma de garra de león, presente en gran parte de la gama Peugeot actual, tienen su origen en los faros traseros triples que adornaban la zaga de la primera generación del Peugeot 504 Coupé entre 1969 y 1974.

El Peugeot e-Legend Concept es el mejor homenaje a este modelo que ha entrado en la leyenda. Futurista y retro a la vez, homenajea al mítico Peugeot 504 Coupé sin caer en la nostalgia. Este prototipo expresa la voluntad de la Marca por asegurar el placer del automóvil en una época crucial en la que se va a redefinir la movilidad.

No sólo ofrece conducción autónoma y manual, sino que dispone de dos modos para cada una de ellas. Además, en una innovación que podría dar pistas sobre el futuro del Peugeot i-Cockpit®, el volante puede ocultarse bajo el salpicadero, dejando espacio para una espectacular pantalla de 49”. Integra los últimos avances en materia de Internet de las cosas y conectividad.

En lo que se refiere a prestaciones, sus baterías de iones de litio desarrollan una potencia de 340 Kw (456 CV). Estas cifras permiten pasar de 0 a 100 Km/h en sólo 4 segundos, alcanzando una velocidad máxima de 220 Km/h y una autonomía de 600 Km.