Noticias | Automoción

Los expertos aconsejan cómo actuar ante una avería en coche con niños

Infomotor, 24 Julio 2020

Los tres meses de confinamiento a los que se ha visto obligada la población española por la pandemia de la Covid ha provocado que muchos vehículos hayan permanecido inmovilizados con el consiguiente deterioro que por ello pueden sufrir piezas claves para su funcionamiento. A esta situación hay que sumar la falta de mantenimiento en muchos de ellos y el envejecimiento de un parque automovilístico que no para de crecer. Desde la Alianza Española por la Seguridad Vial Infantil – AESVi- hacen un llamamiento a las familias con niños para que extremen las medidas de seguridad tanto en los trayectos diarios como en los viajes por vacaciones, especialmente para evitar averías en carretera. ¿Cómo actuar ante una avería en coche con niños? Los expertos de AESVi explican qué hacer.

Este verano existen muchas incógnitas respecto a cuántos desplazamientos se producirán en nuestras carreteras debido al complejo escenario que la Covid está generando. Desde la Dirección General de Tráfico (DGT) avisan de un aumento de los viajes por carreteras secundarias, las más peligrosas, y al mismo tiempo se prevé un mayor uso del vehículo particular, ya que actualmente es el medio de transporte más seguro para evitar el contagio.

Hacer frente a una avería en carretera siempre es una situación complicada por los riesgos en la seguridad que produce, pero también, porque ‘quedarse tirado’ en pleno viaje y con el calor del verano, no es nada agradable, más aún, cuando se viaja con niños.

El Real Automóvil Club de Cataluña (RACC), el RACE y el RACVN, socios de AESVi y expertos en asistencia en carretera, aconsejan a los conductores poner especial atención en aquellos elementos que inciden en la seguridad activa y pasiva del vehículo antes de iniciar un viaje, como son los neumáticos, frenos, suspensiones, sistema de dirección y estado de la batería, sin descuidar el sistema de climatización del habitáculo y el de refrigeración del vehículo, elementos fundamentales para una conducción segura.

Ante una avería: ¿los niños deben permanecer dentro o fuera del coche?

Cuando detectamos una avería o nos vemos sorprendido por un imprevisto lo primero que debemos hacer es intentar continuar la marcha hasta poder detener el vehículo en una zona segura, donde no se ponga en peligro nuestra seguridad ni la del resto de usuarios de la vía. Lo más recomendable es parar en una zona de descanso o área de servicios, aunque no siempre es posible porque una avería suele ocurrir de forma imprevisible.

Una vez que estemos situados en una zona segura, es fundamental seguir el protocolo PAS: Proteger, Avisar y Socorrer. Siempre con el chaleco reflectante puesto, el conductor saldrá del coche para señalizar la posición del vehículo con uno o los dos triángulos de emergencia dependiendo de si estamos detenidos en una autopista o autovía, o en una carretera secundaria. De esta manera alertaremos al resto de usuarios de nuestra presencia. También debemos utilizar las luces de emergencia del vehículo, activar la luz de cruce e, incluso, es aconsejable utilizar linternas u aplicaciones para el teléfono móvil que emiten destellos y son muy efectivas para llamar la atención.

La actuación de los ocupantes del vehículo dependerá de las circunstancias y del tipo de vía en la que se produzca la avería o imprevisto. Las casuísticas son muy variadas por eso la seguridad en cada momento es lo que prima a la hora de actuar ante una avería. No es lo mismo que la climatología sea adversa, por la noche o en carretera poco iluminada, en una autopista o autovía o en una carretera convencional.

-Si la avería se produce en una autopista, los expertos de AESVi recomiendan de forma generalizada que los ocupantes salgan del vehículo y se sitúen fuera de la calzada detrás de la bionda o guardarraíl, en una zona alejada del vehículo averiado. Es importante que antes de salir de viaje nos aseguremos el disponer de un chaleco reflectante para cada uno de los ocupantes dentro del habitáculo.

-Si la avería se produce en una carretera secundaria y no disponemos de un espacio de protección seguro, bien porque la carretera no dispone de arcén o porque hay un terraplén, hay que valorar la opción más segura posible. En caso de permanecer dentro del vehículo, siempre que éste esté correctamente señalizado y protegido, los expertos de AESVi recomiendan a los ocupantes adultos y niños que permanezcan dentro, que lo hagan con el cinturón de seguridad puesto y en su sistema de retención infantil, respectivamente, de esta manera estarán más protegidos si se produce desplazamiento o colisión provocada por otro vehículo.

Si las circunstancias conllevan una sensación de inseguridad por parte de los ocupantes, por ejemplo, porque haya lluvia intensa y no podamos salir del coche con los niños en la autopista, o porque el coche está detenido en una zona poco segura de una vía secundaria, lo primero que haremos será llamar a los servicios de emergencia o 112 para que acudan cuanto antes y protejan el perímetro. Una vez que estén avisados y todos los ocupantes lo más protegidos posibles, podremos llamar a la grúa o a nuestra compañía de asistencia en carretera.

Una vez que el vehículo esté señalizado y protegido, avisaremos al servicio de asistencia o de emergencia. Durante la llamada, aportaremos la máxima información posible, qué ha ocurrido, si hay personas afectadas, si entre los ocupantes hay personas vulnerables, como pueden ser niños, dónde ha ocurrido, posibles peligros (fugas, derrames de líquidos, postes eléctricos…) y los datos personales (nombre y teléfono).

Durante la espera: hidratación, zona de sombra y evitar distracciones

Tan importante es proteger el vehículo averiado como a sus ocupantes. Desde AESVi inciden en la importancia de no bajar la guardia mientras se espera la llegada del servicio de asistencia.

Si la espera se realiza en una zona segura y aislada del tráfico rodado, se pueden organizar juegos para que sea más entretenido y divertido para los niños, especialmente si los más pequeños se encuentran nerviosos y alterados. Desde la Asociación de Rescate en Tráficos y Emergencias (A.R.T.E) dan algunas ideas, como cantar canciones, buscar objetos del paisaje que empiecen por una determinada letra, contar marcas y modelos de coches o buscar coches por colores. También se puede recurrir a sus juguetes preferidos o a las tecnologías, y ponerles una película o dibujos animados o dejarles jugar con una tablet o videoconsola.

La importancia de transmitir calma al niño

Sufrir una avería en pleno viaje y con la familia al completo puede ocasionar nerviosismo en el conductor y adulto acompañante. Posiblemente no sepas qué puede estar pasando y te preocupa poner en riesgo la seguridad de tu familia. Tanto en el caso de producirse una avería o una colisión, la mejor receta es no ponerse nervioso uno mismo porque los niños percibirán la situación influidos por sus padres.

Otras recomendaciones cuando sufrimos una avería con niños

Ante una avería o imprevisto debemos actuar con precaución y seguridad. No se trata de una parada de descanso, por lo que no es momento de pasear a nuestra mascota o de jugar con una pelota.

-Es fundamental para la protección de los ocupantes del vehículo averiado y del resto de usuarios de la vía que el coche esté correctamente señalizado y sea visible.

-En ningún momento hay que perder de vista el tráfico rodado.

-Si por seguridad debemos permanecer dentro del vehículo y si hay altas temperaturas, tenemos que vigilar continuamente a los niños para que no se deshidraten y sufran un golpe de calor.

-Si debemos andar por el arcén de una vía secundaria, debemos hacerlo en sentido contrario a la marcha de los vehículos para poder divisar a los que se acercan y tener un margen de maniobra para actuar si corremos el peligro de ser arrollados. En una autopista, si necesitamos acercarnos a un puesto de teléfono SOS, caminaremos fuera de la calzada, por detrás del guardarraíl.

-Siempre debemos intentar no detener el vehículo dentro de un túnel, pero si es inevitable y el túnel tiene más de un kilómetro de distancia, podremos contar con el apoyo de un vehículo de asistencia que ayude a señalizar la zona.

-Antes de sentar al niño en el coche al reanudar la marcha, comprueba la temperatura interior del habitáculo y, en especial, la de la silla (plásticos, tejidos…) para evitar quemaduras.

-Es conveniente parar cada 150 kilómetros o cada hora y media aproximadamente, sacar al niño de su silla para que pueda moverse y mantenerlo bien hidratado.

-La seguridad del niño, y de todos los ocupantes, depende del conductor. Respeta las normas, conduce de forma tranquila y relajada, sin agresividad ni brusquedades, dejando un espacio de frenado, y ajustando la velocidad a las circunstancias del tráfico. No asumas riesgos.