Noticias | CONFEBUS

Más del 52 por ciento de las empresas de autobús no cree poder seguir operando

Infomotor, 07 Julio 2020

Los pasados meses de marzo y abril, CONFEBUS realizó dos encuestas bajo el título “Barómetro impacto COVID-19", con el objetivo conocer, directamente de las organizaciones y empresas que componen la Confederación, las inquietudes y medidas que se debían poner en marcha para paliar el impacto del Coronavirus en este tejido empresarial. Los resultados de ambas encuestas se pueden encontrar en la página web: Barómetro CONFEBUS I: Impacto COVID-19 en empresas de transporte y Barómetro CONFEBUS II: Impacto COVID-19 en empresas de transporte.

Sin embargo, dada la grave afectación de la crisis en este sector, se ha considerado necesario llevar a cabo una nueva acción para evaluar cómo está evolucionando la actividad y cuáles son las perspectivas de cara a los próximos meses. Para ello, la semana del 22 al 30 de junio, se realizó una tercera encuesta, cuyos resultados se pueden encontrar en el siguiente enlace: III Barómetro CONFEBUS: Impacto COVID-19.

Esta tercera edición revela que más del 84% de los encuestados han sido PYMEs (más del 70% han sido empresas pequeñas de menos de 50 trabajadores y el 14,3% empresas medianas de menos de 250 trabajadores), seguido por empresas grandes (11,1%) y asociaciones (1,6%).

De las empresas participantes, el transporte discrecional y turístico es el sector de actividad al que más se dedican los encuestados (90,5%), seguido por el transporte regular de uso especial (81%), el transporte regular de uso general (46%) y el transporte urbano (20,6%).

Los tres principales impactos del Coronavirus en la actividad de las empresas han supuesto que casi el 78% haya recurrido al ERTE, algo más del 57% hayan cesado temporalmente su actividad y más del 55% hayan visto reducida su actividad.

Casi el 43% de las empresas cree que retomará la actividad a partir del mes de septiembre, mientras que algo más del 22% de las empresas no cree que lo hará hasta 2021, frente a un 14,3% de empresas que reconoce no haber parado y un 3,2% que cree poder retomar actividad en agosto.

Además, más del 52% de las empresas no cree poder seguir operando en estas circunstancias más allá de los próximos seis meses y algo más del 30% no cree que sea posible más allá de mediados o finales de septiembre, frente a menos del 5% de empresas que no se consideran en situación de riesgo, un 24% de empresas que desconoce hasta cuando podrán seguir operando en estas circunstancias hasta que su continuidad esté en riesgo y algo más del 14% que considera que el funcionamiento de su empresa es todavía un riesgo.

Por otro lado, los principales gastos o inversiones que han tenido que realizar las empresas debido al Coronavirus han sido medidas de higiene y seguridad en los vehículos (90,5%) y medidas higiénico-sanitarias para los conductores (88,9%). Otros gastos o inversiones han sido de tipo legal (55,6%), formaciones relacionadas con el COVID-19 o en tecnología (17,5%).

En cuanto a un plan de regreso a la actividad, algo más del 46% de las empresas aún no tiene, frente a algo más del 38% que sí lo cuenta con un plan y un 9,5% que lo está desarrollando.

Asimismo, las principales iniciativas que han llevado a cabo las empresas durante el confinamiento han sido: establecer más métodos de comunicación (39,7%), cursos de formación (38,1%), iniciativas solidarias (27%) o actividades para mantener la motivación (22,2%).

Finalmente, casi el 70% de las empresas cree que tardará más de un año en recuperar los niveles de actividad previos al COVID-19, frente a un 9,5% que lo ve posible entre seis meses-un año, un 7,9% que afirma que no los recuperará, un 3,2% que lo ve posible entre 3 y 6 meses y un 4,8% que no lo ve posible hasta pasados dos años.

Como conclusión de esta tercera encuesta, el presidente de CONFEBUS, Rafael Barbadillo, ha reiterado: “El transporte en autobús necesita que se pongan en marcha, de manera urgente, medidas excepcionales y contundentes para la supervivencia del empleo y del tejido empresarial, de lo contrario muchas empresas no podrán superar la crisis, ya que nuestro sector es a uno de los que más le costará salir del periodo de hibernación. La previsión es que una parte de la actividad seguirá paralizada y la demanda no se recuperará hasta enero de 2022”.