Mini John Cooper Works GP: cuando la competición está en su esencia

Infomotor, 21 May 2020

El Mini John Cooper Works GP, el modelo de producción en serie más rápido que jamás haya fabricado la marca británica, llega a nuestro país. Creado por y para el placer de conducción deportiva, este modelo lleva la tradición de sus apellidos, John Cooper, al extremo más radical.

Presentado al público por primera vez en el Salón del Automóvil de Los Ángeles de 2019, la producción del nuevo John Cooper Works GP -que tendrá lugar en la planta de la marca en Oxford- se ha limitado a las 3.000 unidades; de ellas, 100 se destinarán a España.

Para celebrar la llegada del nuevo John Cooper Works GP, vamos a hacer un repaso a su historia; un modelo que en sus tres generaciones se ha caracterizado por su deportividad sin igual e impresionante agilidad.

2006: MINI JOHN COOPER WORKS GP (R53)

La presentación del nuevo Mini (R50), a finales del año 2000, supuso la creación de nuevos estándares en cuanto a prestaciones y placer de conducción dentro del segmento de los compactos. Dada la estrecha relación de la marca con la competición, desde su llegada, e incluso con sus varios rediseños, los rumores de que se estaba trabajando en una versión más radical del Mini fueron creciendo.

En 2006, el sueño de muchos amantes del motor se hizo realidad. Sobre la base del Mini Cooper S se creaba el John Cooper Works GP (R53), un modelo homologado para la carretera con un carácter mucho más racing. La clave: más potencia y menos peso, así como soluciones aerodinámicas.

Se trataba de un biplaza con un motor capaz de generar 215 CV a las 7.100 rpm y 250 Nm de par máximo a las 4.600 rpm. Con el objetivo de incrementar la potencia del bloque de 1.6 litros que traía de serie el Cooper S, se habían llevado a cabo modificaciones en el intercooler, en el sistema de escape y en la centralita del motor.

Además, se había logrado aligerar el peso del modelo en 40 kg respecto a los ya contenidos 1.215 kg del Cooper S. Estas cifras, unidas a las de las nuevas prestaciones de su motor, arrojaban una relación peso - potencia de 5,3 kg/CV.

La reducción de peso del John Cooper Works GP se logró gracias a modificaciones en el chasis y cambios en su mecánica. Por ejemplo, algunos elementos del eje trasero se hicieron de aluminio, y se eliminó el material para la insonorización del habitáculo, así como la fila trasera de asientos. Los asientos delanteros eran muy deportivos y los firmaba Recaro. Para mejorar más la aerodinámica, se incluyó un kit a la carrocería, gracias al cual se pudo reducir el coeficiente aerodinámico del modelo.

El MINI John Cooper Works GP se puso a la venta en una combinación de colores Gris Metalizado Thunder para la carrocería, los retrovisores en tono Rojo Chili y el techo en Plata Pure. Tan solo se fabricaron 2.000 unidades de este modelo, de las cuales 85 se vendieron en España.

2012 - 2014: MINI JOHN COOPER WORKS GP (R56)

Con la presentación de la segunda generación del John Cooper Works GP, la marca británica volvía a superarse y lograba crear el Mini de producción en serie más rápido hasta la fecha.

Presentado en el Salón del Automóvil de París de 2012, el John Cooper Works GP (R56) era una versión biplaza -la fila de asientos trasera había sido eliminada para aligerar peso-, y llevaba un motor de 1.6 litros turboalimentado de cuatro cilindros capaz de generar 218 CV a las 6.000 rpm, y un par máximo de 260 Nm a las 1.750 rpm -este podía llegar a los 280 Nm en momentos puntuales gracias a la función overboosting-. El peso de este deportivo biplaza era de tan solo 1.160 kg.

Además, su suspensión coilover -con muelles coaxiales- era ajustable y permitía modificar la altura en 20 milímetros. También contaba con un equipo de frenos con discos delanteros de 330 mm, así como unas llantas específicas de 17 pulgadas y neumáticos deportivos tipo semi slicks.

Para ajustar y dejar a punto las prestaciones de la segunda generación del Mini John Cooper Works GP, el modelo fue llevado al mítico circuito de Nürburgring, donde logró un tiempo en su mejor vuelta rápida de 8:23 minutos; 18 segundos más rápido que su antecesor. Sus prestaciones siguen siendo, a día de hoy, impresionantes: tarda 6,3 segundos en pasar de parado a los 100 km/h, y tiene una velocidad punta de 242 km/h.

Su aspecto exterior ya denotaba su carácter de deportivo puro. Destacaba su pintura exclusiva en Gris Metalizado Thunder, con los detalles en tono Rojo Chili y la insignia John Cooper Works en varias partes de la carrocería, así como un kit que mejoraba la aerodinámica del modelo. En su interior, reinaban sus asientos deportivos Recaro personalizados con las siglas GP.

La producción del MINI John Cooper Works GP (R56) estuvo limitada a las 2.000 unidades.

2020: NUEVO MINI JOHN COOPER WORKS GP (F56)

Presentado en el Salón del Automóvil Los Ángeles de 2019, el nuevo John Cooper Works GP es el modelo más rápido jamás fabricado por la marca británica hasta el momento.

Solo algunos datos: su motor, con 306 CV, es el más potente jamás utilizado en un vehículo de producción en serie Mini. Su suspensión se ha modificado y puesto a punto en circuitos como Nürburgring y, con respecto al Cooper S John Cooper Works, se ha incrementado el ancho de vías hasta los 1.521 mm en el eje delantero y 1.509 milímetros en el trasero. La amplia experiencia de John Cooper Works en las carreras y un chasis optimizado en términos de construcción ligera, rigidez torsional y cuidada aerodinámica logran que el nuevo John Cooper Works GP sea pura competición.

El bloque de cuatro cilindros y 2,0 litros con tecnología TwinPower Turbo es capaz de generar 306 CV de potencia entre 5.000 y 6.250 rpm, y un par de 450 Nm a las 1.750 rpm, manteniéndolo hasta las 4.500 rpm. Esta potencia supone 75 CV más que el John Cooper Works. Gracias a este motor y a las modificaciones que se le han realizado, el nuevo John Cooper Works GP acelera de 0 a 100 km/h en solo 5,2 segundos. Alcanza una velocidad máxima de 265 km/h.

El nuevo John Cooper Works GP lleva a esta gama a un nivel completamente nuevo. Durante las pruebas de conducción como parte del proceso de desarrollo de la serie, completó una vuelta a la variante norte de Nürburgring en menos de ocho minutos; casi 30 segundos más rápido que su predecesor directo.

El nuevo John Cooper Works GP es la culminación del concepto de una gama que rinde tributo al nombre del legendario diseñador de Fórmula 1 John Cooper desde el debut del Mini clásico hace 60 años. La relación de Mini y John Cooper Works en el mundo de la competición está plagada de grandes éxitos a lo largo de la historia: desde el primer Mini Cooper y la victoria en el Campeonato Británico de Turismos hasta las tres victorias absolutas en el Rallye de Monte-Carlo, la competición Mini Challenge disputada en los diferentes países, los logros en el Rallye Dakar y la última generación de modelos John Cooper Works.