Porsche 911 Grand Raid 4x4

Infomotor, 07 May 2019

La creatividad y capacidad resolutiva de Antonio Zanini en lo que hace a soluciones técnicas, es ilimitada. Fruto de esta inagotable fuente de inspiración lo es esta magnífica unidad Porsche 4x4 que el propio Zanini llevó en competición y que actualmente se encuentra en un excelente estado de funcionamiento. El Porsche 911 GR 4x4 “Zanini” se encuentra en las instalaciones de Nou Onze para tareas de mantenimiento y próximamente participará en diferentes actividades. En el pasado Espíritu de Montjuïc recibió el premio ‘Pasión Incondicional’, en el marco del Concurso de Elegancia “Arte en Movimiento”.
Zanini, que había logrado en 1980 el título europeo de rallyes con un Porsche 911 SC, siempre ha tenido un especial cariño por la marca y por este motivo se decidió a construir esta versión realmente espectacular. En la década de los 80, Zanini era habitual en la Baja Aragón y tras terminar 5º (1987) y 7º (1988) al volante de modelos Mitsubishi se planteó el objetivo de construir un Porsche de tracción total para la carrera aragonesa.
Porsche 4x4 para raids los había elaborado por primera vez la propia marca en 1984, coches que consiguieron ganar el Dakar de ese año con unos prototipos construidos a partir del 911 SC “Safari” y equipados de un motor 3.2. Cinco años más tarde, Zanini fue el primer privado en imitar a la marca y, tomando como base un Porsche 911 Turbo 3.6 de 1978, lo transformó en un robusto producto que si bien no logró ganar ninguna gran carrera si permitió a su propietario disfrutar de una mecánica potente y con excelente par, muy sólida y con todas las cualidades de un Porsche… de tracción total.
Estamos en 1989 y si bien el 6 cilindros boxer se potenció a 300 CV con caja de 5 velocidades, el gran trabajo de Zanini y su equipo se realizó en el resto del conjunto: dos diferenciales, tracción integral y un subchasis delantero tubular protegido con paneles de kevlar, doble amortiguador delantero y trapecios con rótulas, amortiguadores traseros con barra de torsión, puertas y aletas de fibra, depósito de competición de aluminio, llantas Braid con neumáticos específicos, carrocería reforzada, radiador de aceite delante y protecciones inferiores en duraluminio y kevlar. En el motor, es destacable la ubicación del cárter seco, situado en la parte delantera del habitáculo con el tapón de aceite situado justo por delante del parabrisas.
El aspecto del vehículo en la Baja Aragón de 1989 era (y es) imponente y Zanini y su copiloto en esa cita, el ingeniero José Aracil, realizaron una buena actuación pero no lograron finalizar la carrera. Zanini aparcó durante unos meses su invento y fue en 1991, en una pausa de su programa con Citroën, que volvió a utilizar el Porsche 911 GR 4x4 en competición. Fue en el Campeonato de España de Rallyes de Tierra de 1981, con Josep Autet a su derecha, que Zanini logró diversos resultados de nivel aunque sin lograr subir a lo más alto del podio, claramente penalizado por un excesivo peso del conjunto, más pensado para ser veloz y resistir la dureza de los espacios abiertos que en ser ágil en un tramo de rally convencional.
Tras esta experiencia, Zanini volvió a guardar al Porsche 911 GR 4x4, participando sólo esporádicamente en pruebas espectáculo. Fue en 2005 cuando esta gran realización logró su primer triunfo absoluto, el Rally Costa Brava Histórico. Acompañado de su hija Glòria y conduciendo como el sabe hacerlo por las nevadas carreteras de ese rally, Zanini venció una carrera que 25 años antes ya había ganado con el 911 SC del europeo, un digno colofón a una mecánica singular y única.