Noticias | Rallyes Históricos

Sainz, Martínez y Gorroño se hacen con los títulos en Históricos tras el Rías Altas

El Campeonato de España de rallyes para vehículos históricos disputó su última prueba del 2019 los días 4 y 5 de octubre en el rallye Rías Altas. La cita gallega del certamen, valedera también para el Tour European Rally Historic, terminó con victoria absoluta para Jesús Ferreiro y Javier Anido, ganadores también en la categoría pre81 del nacional con su Ford Escort MKII. En el podio final les acompañaron los campeones en las dos categorías de velocidad del CERVH, Antonio Sainz-Francisco Martínez-Cattaneo, que celebraron el título de pre90 con un nuevo triunfo a bordo del Subaru Legacy, y Francisco López-Miguel Peña, a quienes fue suficiente con el segundo puesto en pre80 para adjudicarse el campeonato. En la categoría 5, el primer puesto en la última cita del año la lograron Luis Alberto Penido y Sergio Cancela, que fueron además el equipo más rápido del rallye con su Mitsubishi EVO VI, mientras que el título del Trofeo de España lo consiguieron Aldo De Alberto y Eva Suárez, que concluyeron en la sexta posición con un Peugeot 309.
En Regularidad Sport, con el campeonato ya resuelto antes del rallye a favor de Gorka Gorroño y Mikel Oleaga, los ganadores de la prueba final del año fueron Enrique y Jaime Carbonell con Ford Sierra. En cambio, el título de Regularidad si se decidió en el Rías Altas, y fue a parar a manos de Francisco Martínez y José Manuel Villamayor, que se proclamaron campeones con su Volkswagen Golf GTI tras imponerse en el rallye gallego.

PRE 81

Los vencedores en las dos anteriores ediciones del Rías Altas, Ferreiro y Anido, no dieron opción alguna a sus rivales y lograron con notable claridad su tercer triunfo consecutivo en la prueba coruñesa. El piloto de Melide y su copiloto lideraron de principio a fin con su Ford Escort MKII, marcando el mejor crono absoluto en siete de las ocho especiales del recorrido, compuesto por dos pasadas a los tramos de 'Doroña', 'Monfero', 'Irixoa' y 'Aranga'. 
Para Ferreiro y Anido fue, por tanto, la victoria absoluta tanto en la general del TER Historic como del CERVH, así como la primera posición en la categoría pre81 del certamen nacional. 
En el segundo puesto en pre81, terceros a efectos de la clasificación scratch del nacional, acabaron los también gallegos Francisco López y Miguel Peña, resultado que les permitió sumar los puntos suficientes con su Ford Escort MKI para proclamarse campeones de España de la categoría. 
El podio de pre81 lo completó otro equipo local, el formado por Ignacio Martínez y José Miguel Fernández, que fueron terceros con su Ford Escort RS2000 entre los vehículos de homologación anterior a 1981 y sextos absolutos en la general del CERVH.

PRE 90

Antonio Sainz y Javier Martínez-Cattaneo tomaron la salida en el Rías Altas con el título de campeones en la categoría pre90 ya asegurado. Pero no por ello los madrileños del Subaru Legacy dejaron de pelear por un nuevo triunfo, que acabaron consiguiendo en su categoría pese a que un error en un cruce les alejó de la lucha por la victoria absoluta y problemas de embrague les hicieron ceder terreno por la mañana ante el BMW de los locales Miguel Ángel Sánchez e Iván Ferreiro. 
Los gallegos del M3 llegaron a la asistencia del mediodía al frente de la clasificación de pre90, pero Sainz y Martínez-Cattaneo recuperaron terreno por la tarde. En la sexta especial lograron el único scratch absoluto que no fue para los ganadores de la general, Ferreiro-Anido, y se situaron ya en cabeza de su categoría, posición que mantuvieron hasta el final para llegar a La Coruña como ganadores en pre90 y segundos en la clasificación del CERVH. 
El segundo puesto en pre90, a algo más de medio minuto de los ganadores de la categoría, lo ocuparon Sánchez-Ferreiro, que rodaron a muy buen ritmo todo el día pese a algún que otro problema de frenos en su BMW M3 E30, con el que concluyeron además cuartos en la general scratch del Campeonato de España. 
Durante buena parte del rallye, la tercera posición de pre90 la ocupó el Ford Sierra de los gallegos Juan Ricardo Costoya y Antonio Soto, que tuvieron que abandonar en la sexta especial. Antes ya había dejado el rallye otro equipo que aspiraba a los puestos de cabeza, el formado por Manuel Muniente y Borja Rozada, que sufrieron la rotura de un latiguillo de freno de su Peugeot 309 en el primer tramo. Estas retiradas abrieron un hueco en el tercer escalón del podio de la categoría que acabaron ocupando los asturianos Miguel Ángel García y Mónica López, quintos absolutos del CERVH con su Volkswagen Golf GTI. 
En el undécimo puesto scratch, séptimos de pre90, concluyeron los ganadores en Fabricación Nacional, Francisco De la Riva y Jesús Martínez, con un SEAT Marbella. El título en el Trofeo de España de este certamen se lo adjudicaron Francisco Javier Esquer y José Antonio Fernández, que terminaron decimoterceros absolutos y sextos de pre81 en el Rías Altas con su SEAT Panda.

CATEGORIA 5

Los participantes en la categoría 5 volvieron a ser uno de los alicientes adicionales para los espectadores en una prueba del CERVH. El ganador fue de nuevo un equipo local, el formado por Luis Antonio Penido y Sergio Cancela, que dominaron con gran claridad y lograron además con su Mitsubishi Lancer EVO VI el mejor tiempo absoluto entre todos los competidores del rallye de velocidad. 
A casi siete minutos de los vencedores se clasificaron Daniel Anido y Adrián Núñez, con un Citroen Saxo, misma montura utilizada por los terceros clasificados, Daniel Llamas y Agustín Varela. 
La sexta posición fue para Aldo de Alberto y Eva Suárez, ganadores de la categoría en el rallye de Avilés con un SEAT Córdoba WRC. Los asturianos compitieron en esta ocasión a bordo de un Peugeot 309 y sumaron los puntos que les hacían falta para proclamarse campeones del Trofeo de España reservado a los pilotos y copilotos que participan con vehículos de la categoría 5.

REGULARIDAD SPORT

El título de Regularidad Sport ya era para Gorka Gorroño y Mikel Oleaga antes del Rías Altas, pero aunque el certamen de pilotos y copilotos ya estaba resuelto no por ello faltó la emoción en la cita final de la temporada. Tras un fugaz liderato en la primera especial para los ya campeones y su Ford Escort MKII, que fueron relevados al frente de la tabla en el segundo tramo por Santiago Sánchez y Pedro López, con el Peugeot 309 de la UCAV, el rallye se convirtió pronto en un mano a mano entre los dos Ford Sierra del equipo de la universidad abulense, el del dúo vasco-cántabro formado por Asier Santamaría-Isaías Bringas y el de los baleares Jaime y Enrique Carbonell. 
Santamaría y Bringas lideraron desde la tercera especial, seguidos de cerca por los Carbonell, que les acabaron rebasando en el último tramo del rallye para conseguir su primera victoria en el Campeonato de España. La segunda posición fue para sus compañeros de equipo, que estuvieron de nuevo muy cerca de conseguir el triunfo y, aunque finalmente no pudieron lograrlo, completaron el doblete de UCAV Racing que, con los puntos sumados en el Rías Altas, se adjudicó el título de escuderías. 
La tercera posición del podio en el último rallye del año fue para los campeones de España de Regularidad por segundo año consecutivo, Gorka Gorroño y Mikel Oleaga, protagonistas de una magnífica temporada, con tres victorias consecutivas en la primera mitad de año que dejó poco menos que sentenciado el título a su favor.

REGULARIDAD

La categoría de Regularidad llegaba a la cita final de la temporada con todos los títulos por decidir y ofreció de nuevo un rallye lleno de emoción e incertidumbre hasta el final. Los dos equipos con más opciones a llevarse el campeonato eran los formados por Antonio Verdaguer-María Jesús Mora, con Porsche, y Francisco Martínez Cuesta-José Manuel Villamayor, con Volkswagen. Y entre ambos estuvo la victoria en el rallye. 
Empezaron dominando los asturianos del Golf, que se situaron al frente de la clasificación en la segunda especial, tras superar a los también astures José Luis Pérez y Roberto Rodríguez, autores del mejor registro en la primera con su BMW 2002. En los tramos de la mañana, Martínez y Villamayor tomaron ventaja mientras que a Verdaguer y Mora les costó algo más encontrar el ritmo en las siempre complicadas carreteras gallegas. 
Pero a medida que avanzó la competición, los catalanes del 944 fueron afinando más en cada control y en el primer bucle de la tarde recuperaron practicamente toda la diferencia que les separaba de sus rivales de forma que, a falta solamente de los dos tramos del bucle final, nada más que una décima separaba a los dos equipos que luchaban por el campeonato. 
Desafortunadamente para Verdaguer y Mora, un problema mecánico en su Porsche les obligó a abandonar en la penúltima especial, y ya nadie pudo inquietar a Martínez y Villamayor en su camino hacia la segunda victoria del año y el título de campeones de España. Además, la segunda posición de sus compañeros en el Pancho Villa Rally Team, Francisco Martínez Ruisánchez y Adrián Fueyo, que compitieron de nuevo a bordo del Opel Kadett con el que habían ganado en Extremadura, permitió a la formación asturiana celebrar también la consecución del título en el certamen reservado a las escuderías. 
La tercera posición en la meta de La Coruña fue para José Manuel López y Antonio Caldeira, que llevaron a cabo un muy buen rallye, siempre cerca de los tres equipos de cabeza, y acabaron tomando el relevo de sus compañeros de la Escudería Malavella, Verdaguer y Mora, para representar a la formación catalana en el último podio de la temporada.