Sordo regresa al WRC para defender su victoria en Cerdeña

La espera ha terminado. Tras el largo paréntesis que la pandemia de coronavirus ha impuesto este año a su programa en el Campeonato del Mundo de Rallyes (WRC) con Hyundai Motorsport, Dani Sordo regresa por fin a su hábitat natural. Y lo hace, además, en un escenario talismán para él: el Rallye Italia Cerdeña, donde estrenó hace 15 años su palmarés internacional dentro del Junior WRC, antes de alzarse con el título al término del campeonato, y en el que, a principios del verano de 2019, volvió a protagonizar el escalón principal del podio, sellando el triunfo más especial que ha logrado hasta la fecha como abanderado del equipo de Alzenau.
El primero de su palmarés en un rallye de tierra del Mundial, a la postre extenuante e impredecible hasta el último kilómetro como resultó la pasada edición, que convirtió al cántabro en el segundo piloto español más laureado al volante de un World Rally Car, proclamándolo el gran héroe de una carrera muy afín siempre a sus dotes de conducción, que el piloto patrocinado por Red Bull, Terra Training Motorsport, Winmax Brake Pads, RACC y Circuito La Roca afronta nuevamente este fin de semana con el firme propósito de volver a ganar.
Pese al tiempo que ha transcurrido desde que compitió por última vez sobre tierra, a mitad de marzo, en el Rallye Guanajuato Corona México, las sensaciones que experimentó Dani Sordo hace unos días, durante el ensayo preparatorio para el Rallye Italia Cerdeña que efectuó con el Hyundai i20 Coupé WRC, por los pedregosos caminos de la isla mediterránea, resultaron lo suficientemente estimulantes como para que el cántabro encare su segunda actuación mundialista en una temporada tan coyuntural como esta enfocado por completo hacia la victoria.
Además de la motivación y el empuje con el que regresa al Mundial el representante español de Hyundai Motorsport, en la etapa inaugural del viernes contará con la ventaja comparativa de poder afrontar las primeras pasadas por los tramos sardos gozando de unas condiciones de adherencia más óptimas que sus principales rivales, al partir más atrás en el orden de salida, que se determina según la clasificación general del certamen. Sin duda, un valor añadido muy importante para el cántabro, que puede ser determinante, dadas las características del terreno, al inicio de una prueba realmente técnica y selectiva, en la que Dani Sordo y su copiloto, Carlos del Barrio, salen a por todas con el Hyundai i20 Coupé WRC, como vigentes vencedores y la ambición adecuada para intentar adjudicarse esta penúltima cita del Campeonato del Mundo de Rallyes (WRC).
Dani Sordo ha declarado: “Este es un rallye muy especial para mí, que me trae muy buenos recuerdos del año pasado. Nunca olvidaré la sensación que experimenté al conseguir la victoria, ¡espero poder repetirla este domingo! Normalmente, los tramos patinan bastante en las primeras pasadas, porque suele haber mucha gravilla suelta sobre la pista, lo cual nos puede beneficiar a nosotros, que saldremos muy atrás el primer día. Las segundas pasadas acostumbran a ser mucho más exigentes para los neumáticos, y agarran siempre bastante. He probado el coche hace poco y las sensaciones fueron muy buenas, así que el objetivo es intentar volver a ganar”.