28 de Septiembre 2020
Noticias | 24 Horas Le Mans

Toyota quiere llevarse el trofeo en un Le Mans diferente

Toyota Gazoo Racing luchará por una tercera victoria consecutiva en las 24 Horas de Le Mans, ya que apunta a la victoria final en el Circuito de la Sarthe con su histórico TS050 Hybrid, en la 88ª edición de la legendaria carrera francesa.
El TS050 Hybrid de 1.000 CV y tracción en las cuatro ruedas, estuvo a dos vueltas de la victoria en su debut en 2016 antes de ganar consecutivamente Le Mans en 2018-2019. Ahora asume el desafío por última vez al final de la era LMP1, apuntando a un hat-trick que vería a Toyota Gazoo Racing tomar posesión permanente del trofeo de ganadores actual.
Además de ganarse un lugar en los libros de historia como el primer ganador de Le Mans de Toyota y el automóvil más rápido en el Circuito de la Sarthe, cortesía de la vuelta de la pole position de Kamui Kobayashi en 2017, el TS050 Hybrid ha establecido nuevos estándares en términos de eficiencia.
Se recupera un impresionante 60% de la energía de frenado, entregando alrededor de 3000MJ de impulso híbrido en el transcurso de las 24 horas, lo que representa un aumento del 150% desde 2012. En paralelo, el consumo de combustible se ha reducido en un 35% de 2012 a 2019 mientras que los tiempos de vuelta mejoraron alrededor de 10 segundos por vuelta en el mismo período.
Dos TS050 Hybrid lucharán contra otros cuatro vehículos LMP1 en la parrilla de 60 coches, con los títulos del Campeonato Mundial de Resistencia de la FIA (WEC) en juego.
Le Mans es la penúltima prueba de la temporada WEC 2019-2020 y el equipo de Mike Conway, Kamui Kobayashi y José María López, que ganó el mes pasado en Spa, lidera la clasificación por 12 puntos. Sébastien Buemi y Kazuki Nakajima, ganadores en Le Mans los dos últimos años, y su compañero de equipo Brendon Hartley, son segundos, con 51 puntos, el próximo fin de semana.
Este año marca sólo la cuarta vez en sus 97 años de historia que las 24 Horas de Le Mans se programan fuera del habitual mes de junio; la primera carrera en 1923 fue en mayo, mientras que la edición de 1956 se llevó a cabo en julio y los problemas domésticos en Francia obligaron a que la carrera de 1968 tuviera lugar en septiembre. Sin embargo, es la primera vez que no se permite la entrada de espectadores al circuito, lo que priva al evento de una atmósfera única generada por más de 250.000 apasionados fanáticos de las carreras de resistencia.
Esa no es la única ruptura con la tradición en Le Mans este año; no se llevarán a cabo las populares actividades de participantes en el centro de la ciudad y el desfile de conductores, mientras que la acción en la pista sigue un horario revisado. Casi 11 horas de práctica y calificación están programadas para el jueves 17 de septiembre en lo que promete ser un día agotador para los pilotos y miembros del equipo. Después de una práctica de una hora el viernes por la mañana, la parrilla de salida estará determinada por la nueva sesión, en la que los seis mejores vehículos de cada clase lucharánn por la pole position.
Toyota buscará su sexta pole position, y cuarta consecutiva, para subir de nivel en la lista de récords de todos los tiempos con Peugeot en tercer lugar y ganar el lugar ideal de salida para la carrera del sábado, que comienza a las 2.30 p.m. y se llevará a cabo en la oscuridad durante casi la mitad de las 24 horas.