25 de Septiembre 2020

Volver a la acción en Finlandia

Los Ford Fiesta WRC del M-Sport Ford World Rally Team, volverán a la acción en el Neste Rally Finland este fin de semana: el Campeonato Mundial de Rallyes de la FIA regresará a su hogar espiritual después de un descanso de seis semanas en el calendario.
A la estrella finlandesa Teemu Suninen se unían inicialmente Gus Greensmith y Hayden Paddon, pero este último en los test previos a la prueba finlandesa sufría un fuerte accidente, por lo que el director de M-Sport, confirmaba que el coche estaba demasiado dañado, y sin tiempo suficiente para enviar otro, con lo que el piloto de Nueva Zelanda no podrá salir en lo que representaba su primera prueba con el equipo. Elfyn Evans tendrá que retrasar su regreso al Fiesta mientras se recupera de una lesión en la espalda sufrida en el Rally de Estonia a principios de este mes.
 El director M-Sport, Richard Millener, dijo: "El equipo está realmente motivado de cara a la segunda mitad de la temporada. Ya hemos demostrado nuestra velocidad, y ahora es el momento de reunir todo en la búsqueda de más podios, así como esa victoria tan buscada en los próximos seis eventos.
Hemos tenido un descanso productivo con las pruebas en Finlandia y en el Rally de Estonia, y nos sentimos bien preparados. La competencia será dura, pero hemos dado algunos pasos positivos hacia adelante, con nuevos amortiguadores desarrollados específicamente para Finlandia”.

EL HOGAR ESPIRITUAL
El Rally de Finlandia a menudo se considera el hogar espiritual del deporte del motor, y todos los pilotos quieren ganar allí, donde la valentía y el compromiso son más importantes que en cualquier otro lugar. Los finlandeses incluso tienen un nombre para la mentalidad especial necesaria para conquistar su legendario rally: 'Sisu', un término local que literalmente se traduce en tener agallas.
Y se necesitan agallas, porque el Rally de Finlandia es rápido, muy rápido. Nueve de los diez rallyes más rápidos en la historia del WRC se registraron allí y las carreteras increíblemente rápidas se intercalan con grandes saltos que exigen un enfoque y precisión expertos.
La competencia está cerrada en el mejor de los casos, pero en Finlandia está aún más cerca. El más pequeño de los errores puede ser costoso, y se requiere precisión a cada miembro del equipo. Los conductores deben aterrizar sin fallos cada salto.