Noticias | Fórmula 1

El juego de la silla

Menos de una semana nos ha costado olvidar el esperpento de la Fórmula 1 en Bélgica. El anuncio de Kimi Raikkonen de su segunda retirada a final de temporada y el inicio del “juego de las sillas” que todos los años monopoliza las informaciones de la F1 una vez que llegamos a septiembre, han sido suficientes para que nadie recuerde ya lo ocurrido en la mítica pista de Francorchamps.

Podríamos afrontar este billete hablando de la marea naranja que ha llenado Zandvoort este fin de semana, del baño de masas que se ha dado Max Verstappen ante su afición, o de los puntos que han conseguido los españoles, pero la pista que albergó la primera victoria de James Hunt o la última de Niki Lauda nos ha decepcionado. Prometían mucho sus peraltes al estilo Indy, pero se han quedado en aguas de borraja. Siendo para los pilotos una de las pistas más guapas de trazar, no lo ha sido para los aficionados que han disfrutado de pocos adelantamientos. Así que afrontemos los movimientos que está habiendo en el paddock de cara a la próxima temporada.

Una de las cosas que han quedado claras en Zandvoort es que Valtteri Bottas está ya fuera de Mercedes. Recuerden que los deseos de Lewis Hamilton de tener un compañero cómodo de dominar y la tesitura de Totto Wolff de poder encontrarse con un gallinero revuelto nos habían hecho dudar si al final George Russell se subiría de nuevo al Mercedes que tanto merece, pero las dudas han terminado. Ahora mismo el cambio del británico al equipo de Brackley es un secreto a voces, y tan solo resta por saber cual será la salida para el escudero actual del heptacampeón.

Si algo parecía claro antes de disputarse la carrera de ayer es que no habría anuncio hasta que el capo austríaco de la firma de la estrella encontrase un asiento para el que ha sido su segundo piloto los últimos cinco años. Ahora, tras la rebelión del finlandés al hacer caso omiso ayer de las órdenes lanzadas desde el muro para que no intentase la vuelta rápida, este final feliz ya no es tan probable. Bottas tiñó de púrpura los dos primeros sectores y no levantó hasta que el Jefe de Estrategia de Mercedes, el británico James Vowles, le pegó una voz por la radio. Desde luego parece raro que alguien que lleva obedeciendo cinco años las órdenes de su staff, y que siempre ha entendido su rol de segundo piloto en Mercedes, pretenda ahora reivindicarse justo cuando está a punto de acabar su contrato.

Tras las confirmaciones de Pérez y Alonso en Bélgica, de las diez formaciones de la parrilla solo cuatro tienen cerrada su plantilla para el año que viene. Alpine con Fernando Alonso y Esteban Ocon, Ferrari con Charles Leclerc y Carlos Sainz, McLaren con Lando Norris y Daniel Ricciardo, y Red Bull con Max Verstappen y Sergio Pérez, son las únicas donde no habrá baile de asientos este invierno. A estos cuatro equipos podemos sumar que Mercedes tendrá a los británicos Lewis Hamilton y George Russell, y que Sebastian Vettel y Nikita Mazepin, por razones obvias este último, también están confirmados en Aston Martin y en Haas respectivamente. Y por motivos parecidos a los de Nikita, aunque con mayores dotes al volante que el ruso, es más que segura la renovación también de Lance Stroll en Aston Martin. El canadiense no lo hace mal, y que el dueño del equipo se apellide como tú, siempre es una ayuda cuando uno se sienta a negociar un contrato.

Pero la formación de Gene Haas, que ahora dirige el dinero ruso aportado por Dimitry Mazepin, padre de Nikita, también tiene firmado al hijo de Michael Schumacher para 2022. Y entonces, ¿por qué no metemos a Haas en el bloque de equipos con los dos asientos cerrado? Pues porque el hijo del Kaiser quiere irse a toda costa del equipo, y a poder ser, lo más lejos que pueda de la influencia de Uralkali. Y aunque Mick aún no ha demostrado nada en la Fórmula 1, el crédito infinito de su padre en Ferrari podría ser suficiente para que lo muevan a Alfa Romeo. Todo esto si es que Sauber continúa montando los motores de Maranello, algo que se ha llegado a poner en tela de juicio las últimas semanas. El alemán ocuparía así el volante que dejará libre Raikkonen y tendría de esta forma una última opción para demostrar si merece estar en este deporte.

 

 

Con esto nos faltarían varias confirmaciones. Una de las más claras es la de Antonio Giovinazzi en Alfa Romeo. Algo para lo que ha trabajado el italiano este fin de semana en Zandvoort con una séptima posición en la Q3. Tan solo la llegada de algún piloto de la F2, el ascenso del tercer piloto Callum Ilott, o la llegada de rebote de Valtteri Bottas si no acaba regresando a Williams, podrían dejar al italiano fuera de un asiento el año que viene. Una posibilidad para la que Mattia Binotto ya ha afirmado que, de suceder, llevará a Giovinazzi a ser el piloto reserva de Ferrari.

En Alpha Tauri es más que segura la confirmación de Pierre Gasly tras haberse convertido en uno de los valores en alza de la parrilla, mientras que la de su compañero será muy difícil de llevarse a cabo. La salida oficial de Honda de la estructura de la bebida energética, aunque ya hayan anunciado que el 2022 seguirán manteniendo los propulsores nipones hasta que Chiristian Horner ponga en marcha su nueva factoría en Milton Keynes, no ayuda a que Yuki Tsunoda pueda seguir jugando a la play con coches reales. Si hubiese que apostar ahora quien será el compañero del gabacho el año que viene, quizás habría que poner las fichas en la casilla de Liam Lawson. El neozelandés compite este año en la F2 y en el DTM alemán, y sin ser una estrella, es de lo mejor que tiene ahora mismo Red Bull en su cantera de jóvenes pilotos.

Con todo esto nos quedarían libres el segundo asiento de Haas, algo secundario por la situación en la que se encuentra el equipo américo – ruso, y los dos asientos de Williams. Aquí es dónde está el meollo de la cuestión. La salida de la familia Williams, ha venido pareja a un aumento de prestaciones y ha colocado los asientos de la formación británica como unos de los más golosos de cara a la temporada que viene, la de la nueva reglamentación.

Con la segura salida de Russell, la guerra para ocupar los monoplazas de la escudería que fundó Sir Frank Williams, y que ahora controla el fondo de inversión Dorilton Capital, la protagonizan entre otros el propio Nicholas Latifi que, aunque con contrato en vigor el año que viene, y el continuado apoyo económico de su padre Michael, podría no ser suficiente para mantener el asiento ante la batalla que se ha presentado. Cuando podíamos asegurar que Valtteri Bottas era el candidato idóneo para cubrir el asiento de Russell, resulta que esta semana han aparecido dos nuevos opositores al mismo. Por un lado, Alexander Albon que, tras su salida de Red Bull como piloto oficial, pero a la que sigue vinculado como piloto reserva, participa esta temporada en el DTM alemán con un Ferrari AF Corse patrocinado por la bebida energética.

Tanto Horner como Marko saben que su cantera está escasa de talentos como comentábamos antes y recuperar un valor como el tailandés puede ser importante para cubrir futuras bajas. Que no haya llegado a triunfar al lado de Verstappen no es tampoco indicativo que no merece estar en la categoría reina del automovilismo. El holandés ha destrozado a todo el que han sentado en el box de al lado. El problema es que Wolff aún manda en Williams, aunque ya no tenga acciones del equipo, y ya ha confirmado que para que permita que Albon firme por la formación británica este deberá desvincularse de Red Bull antes. Vamos, que la guerra entre Horner y Wolff está servida en un nuevo escenario. Y para completar la cuadratura del círculo, el austríaco apuesta por subir a otro de sus pilotos, el holandés Nyck de Vries que este año le ha dado el triunfo en la Formula E, y que en 2019 ya se llevó la F2. La guerra está servida y Monza podría empezar a aclarar la semana que viene quienes serán los 20 pilotos del 2022.

@luismanuelreyes

 

CLASIFICACION
1.-Max Verstappen (Red Bull/Honda) 72 - 1:30'05.395
2.-Lewis Hamilton (Mercedes) 72 - 1:30'26.327
3.-Valtteri Bottas (Mercedes) 72 - 1:31'01.855
4.-Pierre Gasly (AlphaTauri/Honda) 71 - 1:30'17.183 - 1 vuelta
5.-Charles Leclerc (Ferrari) 71 - 1:30'22.175 - 1 vuelta
6.-Fernando Alonso (Alpine/Renault) 71 - 1:30'50.864 - 1 vuelta
7.-Carlos Sainz (Ferrari) 71 - 1:30'52.896 - 1 vuelta
8.-Sergio Pérez (Red Bull/Honda) 71 - 1:30'53.479 - 1 vuelta
9.-Esteban Ocon (Alpine/Renault) 71 - 1:30'54.465 - 1 vuelta
10.-Lando Norris (McLaren/Mercedes) 71 - 1:30'57.725 - 1 vuelta
11.-Daniel Ricciardo (McLaren/Mercedes) 71 - 1:31'10.322 - 1 vuelta
12.-Lance Stroll (Aston Martin/Mercedes) 70 - 1:30'22.717 - 2 vueltas
13.-Sebastian Vettel (Aston Martin/Mercedes) 70 - 1:30'24.941 - 2 vueltas
14.-Antonio Giovinazzi (Alfa Romeo/Ferrari) 70 - 1:30'33.172 - 2 vueltas
15.-Robert Kubica (Alfa Romeo/Ferrari) 70 - 1:31'05.853 - 2 vueltas
16.-Nicholas Latifi (Williams/Mercedes) 70 - 1:31'07.745 - 2 vueltas
17.-George Russell (Williams/Mercedes) 69 - 1:29'55.249 - 3 vueltas
18.-Mick Schumacher (Haas/Ferrari) 69 - 1:31'08.196 - 3 vueltas

ABANDONOS
     Yuki Tsunoda (AlphaTauri/Honda) 48 - 1:02'36.678 - Transmisión
     Nikita Mazepin (Haas/Ferrari) 41 - 54'07.352 - Hidráulica