Llega la primera berlina totalmente eléctrica de BMW

El Grupo BMW presenta el primer coche totalmente eléctrico dirigido al corazón del segmento medio premium. El BMW i4 reúne la agilidad y la dinámica que fundamentan la legendaria sensación del placer de conducir de la marca, además del confort de las berlinas y la moderna funcionalidad en un nuevo formato cero emisiones. De este modo, supone la llegada de la movilidad eléctrica al corazón de BMW. El i4 combina su perfil deportivo y sostenible con el diseño elegante, la amplitud y la practicidad de un gran coupé de cuatro puertas.

La quinta generación de la tecnología eDrive -que incluye la electrónica de potencia, la tecnología de carga y la batería de alto voltaje, así como los motores eléctricos perfectamente integrados- dota al i4 de la deportividad por la que la marca es conocida, combinada con una convincente practicidad para el uso diario y los viajes de larga distancia. Esta nueva interpretación del placer de conducir característico de BMW llegará a la carretera a finales de este año. Esta es la primera vez que la tecnología eDrive de quinta generación se implementará en una configuración de tracción total eléctrica, junto al iX.

 

 

El i4 estará disponible en dos versiones diferentes desde su lanzamiento, incluyendo el primer BMW M con tracción totalmente eléctrica. El i4 M50 es un modelo de altas prestaciones de M GmbH que ofrece un intenso placer de conducción. Equipado con motores eléctricos en el eje delantero y trasero con una potencia máxima combinada de 544 CV y una tecnología de chasis específica M, promete unas prestaciones fascinantes y una autonomía de hasta 510 kilómetros en el ciclo de pruebas WLTP. En el i4 eDrive40 un motor eléctrico de 340 CV se une a la clásica propulsión trasera para permitir una conducción sin emisiones con una impresionante dosis de deportividad. Tiene una autonomía estimada según el ciclo WLTP de hasta 590 kilómetros.

 

 

Arquitectura del vehículo

Siguiendo con la segunda fase de la transformación hacia la movilidad eléctrica en la que se encuentra inmersa el Grupo BMW, el desarrollo del i4 se basa en una arquitectura de vehículo flexible, concebida desde el principio para acoger un sistema de propulsión totalmente eléctrico y perfectamente preparada para ofrecer la deportividad que se espera de un BMW. Con una altura de 110 milímetros, las celdas de la batería de alto voltaje, excepcionalmente fina y situada en la parte baja del piso del vehículo, permiten reducir considerablemente el centro de gravedad del coche, con los consiguientes beneficios que esto supone en la agilidad de conducción. La posición de la batería y el compacto diseño de la tecnología del sistema de propulsión producen una distribución equilibrada del peso que también es un rasgo característico de los coches de la marca.

La arquitectura flexible del vehículo va acompañada de un diseño de alta calidad, basado en el nuevo lenguaje de diseño de BMW, cuya nitidez se traslada a las inconfundibles líneas de un coupé de cuatro puertas. De este modo, la propulsión totalmente eléctrica se combina con la elegancia deportiva y la amplia funcionalidad de un gran coupé que ofrece una suprema practicidad para el día a día y la capacidad de recorrer largas distancias gracias a sus cinco plazas reales, su longitud exterior de 4,785 metros, su gran portón trasero con una amplia apertura y su versátil maletero, que ofrece entre 470 y 1.290 litros de espacio de carga.