07 de Diciembre 2021
Noticias | Fórmula 1

Sin opción a réplica

La décimo octava cita de la temporada nos ha abierto por fin los ojos acerca de lo que nos espera en las cuatro citas que restan para dilucidar quien es el campeón del mundo en la nueva normalidad. El circuito Hermanos Rodríguez nos ha aclarado muchas más cosas de las que se pueden leer en la clasificación que han firmado los comisarios deportivos. Y de ellas hemos de destacar una sobre manera, salvo catástrofe, el campeón de esta temporada será holandés.

Lo vivido en el trazado que lleva el nombre de los malogrados hermanos Ricardo y Pedro Rodríguez no nos deja lugar a dudas. La décima victoria de la temporada de Max Verstappen y, sobre todo, la tercera plaza del piloto local Sergio Pérez achuchando a Lewis Hamilton no dejan margen ninguno a que los de Brackley prorroguen un año más su dominio en la era híbrida. Aún con cuatro carreras por delante, y una de ellas con la famosa calificación al sprint, los 19 puntos con los que ha salido el holandés de ventaja del autódromo mexicano deberían de ser suficientes para que no haya más vuelcos en la clasificación del mundial de pilotos.

A pesar de sus 24 años, siete han sido las temporadas que ha necesitado el de Hasselt, en la estructura de la bebida energética, para convertirse en campeón del mundo, o en el peor de los casos para llegar a la recta final del campeonato como máximo favorito. Y matizo esto último porque en la Fórmula 1 todo es posible, y la historia está plagada de casos en los que se dió la vuelta a la tortilla cuando nadie lo esperaba. Y si no, que se lo pregunten al pupilo de Ron Dennis cuando perdió el mundial del 2007 en la entrada a boxes en China, o cuando se lo ganó a Felipe Massa en Brasil al año siguiente.

El espejismo vivido en la calificación del sábado fue la única mancha en un fin de semana redondo para Red Bull. Los muchachos de Christian Horner dominaron las tres jornadas a placer salvo esa Q3 en la que los Mercedes parecían haber sacado del fondo de saco unas revoluciones extras mara su motor híbrido. Y claro, si a eso le sumamos la torpeza del próximo piloto de Alfa Romeo, nos encontramos con una carrera que hasta llegó a ser aburrida por la falta de aliciente en cuanto a la primera posición de la misma. Y es que Valtteri Bottas volvió a liarla una vez más en una arrancada, dejando en esta ocasión la puerta abierta a que Verstappen firmase una primera curva maestra superando de un plumazo cualquier opción de que los Mercedes pelearan por el triunfo.

 

 

La carrera mexicana nos ha vuelto a traer a la memoria las tres patas en las que sustenta este año el éxito de Verstappen. Por un lado, la aerodinámica de Adrian Newey, aquella que en los inicios de la década pasada permitió que Sebastian Vettel se fuera de rositas con cuatro mundiales en la mochila. En un trazado tan exigente con la carga aerodinámica por la altura como es México, los Red Bull demostraron que eran los únicos con un drag suficiente para compensar la falta de densidad en el aire por los más de 2.000 metros que tiene la pista sobre el nivel del mar.

Por otra parte, la de contar con un propulsor por fin a la altura del Mercedes, e incluso en la mayor parte de la temporada por delante de los de Brackley. La despedida de la Fórmula 1 por parte de los nipones va a ser por la puerta grande. Esta vez tiene pinta que no les va a pasar lo mismo que en 2008 cuando vendieron el equipo que habían formado tras la absorción de BAR a Ross Brawn por una libra esterlina para que el británico se hiciese con el mundial al año siguiente, aunque, eso sí, montando un motor Mercedes. Por cierto, esa es una de las mayores plusvalías que se recuerdan en la fórmula 1 porque justo a finales de ese 2009, Brawn vendió el 75% del equipo a Mercedes por 100 millones de dólares.

Y la tercera pata del banco es precisamente la que Verstappen tiene en casa, la disciplina casi militar que el entorno del holandés afirma que ha ejercido Jos sobre su hijo. Aún presente por el paddock, el expiloto ha guiado siempre de cerca la trayectoria de Max consiguiendo que el holandés solo tenga hueco en su mente para una cosa, convertirse en campeón del mundo de Fórmula 1, vamos, alcanzar todo lo que no consiguió su padre.

Pero tal y como mencionaba antes, vamos a dejar de un lado las suposiciones y vamos a esperar este mes que resta de carreras, porque aún tenemos dos cartas de la baraja boca abajo. Si Brasil y Abu Dhabi con más que conocidos por todos, el hecho de tener un trazado como el de Qatar que solo conocen de cerca los pilotos de Moto GP, y el de tener el 5 de diciembre cita en una pista a la que a menos de un mes aún le resta mucho para considerarse un circuito de carreras, pueden dar más de una sorpresa. Lo de Jeddah en Arabia Saudi es cuanto menos preocupante. El video que ha publicado esta semana la FIA para tranquilizar a todos los que creen que no se va a llegar en tiempo y forma a la carrera ha servido justo para todo lo contrario. Si uno ve el estado de las edificaciones y de la pista lo lógico es que piense que falta un año para que acoja una cita del mundial. Desde luego mayores milagros se han visto en este deporte donde el dinero es capaz de casi todo, pero si en lugar de disputarse en Arabia Saudi, la pista se estuviese construyendo en España, no me quiero imaginar los ríos de tinta que habrían corrido ya en la prensa.

Pero dejemos a un lado lo que resta, y centrémonos en cómo llegamos a estas cuatro finales de infarto. No solo la lucha por el mundial de pilotos está caliente. Si tenemos solo 19 puntos entre el holandés y el británico, en el mundial de constructores los de la estrella ya tienen solo un punto de ventaja sobre los de Dietrich Mateschitz. En ese apartado tenemos otras dos luchas interesantes, la de ser el mejor de los mortales donde Ferrari aventaja en 13,5 puntos a McLaren, y la de los que aspiran a separarse del vagón de cola donde Alpine y Alpha Tauri están empatados. Por cierto, lo de Ferrari empieza a ser preocupante. Ya llevan dos años sin un triunfo justo cuando equipos como Racing Point, Alpha Tauri, McLaren, y hasta Alpine han conseguido subirse a lo más alto del podio. Curiosamente llevan con el casillero vacío desde que la FIA les cogió con el carrito de los helados y les obligó a quitar de su propulsor todo el tema con el que eludían el control de flujo de entrada a las cámaras de combustión.

Y recuerden, esta semana la calificación pasa al viernes en esa absurda medida de los chicos de la FIA, mientras que el sábado tendremos la tercera calificación al sprint con tres puntos en juego. Un invento que el propio Brawn se ha encargado de confirmar esta semana que ha venido para quedarse. Toda una pena.

@luismanuelreyes

 

CLASIFICACION
1.-Max Verstappen (Red Bull/Honda) 71 - 1:38'39.086
2.-Lewis Hamilton (Mercedes) 71 - 1:38'55.641
3.-Sergio Pérez (Red Bull/Honda) 71 - 1:38'56.838
4.-Pierre Gasly (AlphaTauri/Honda) 71 - 1:39'42.931
5.-Charles Leclerc (Ferrari) 71 - 1:40'00.123
6.-Carlos Sainz (Ferrari) 70 - 1:38'41.516 - 1 vuelta
7.-Sebastian Vettel (Aston Martin/Mercedes) 70 - 1:38'49.144 – 1 vuelta
8.-Kimi Räikkönen (Alfa Romeo/Ferrari) 70 - 1:38'54.245 - 1 vuelta
9.-Fernando Alonso (Alpine/Renault) 70 - 1:39'02.775 - 1 vuelta
10.-Lando Norris (McLaren/Mercedes) 70 - 1:39'05.312 - 1 vuelta
11.-Antonio Giovinazzi (Alfa Romeo/Ferrari) 70 - 1:39'40.085 - 1 vuelta
12.-Daniel Ricciardo (McLaren/Mercedes) 70 - 1:39'40.975 - 1 vuelta
13.-Esteban Ocon (Alpine/Renault) 70 - 1:39'52.459 - 1 vuelta
14.-Lance Stroll (Aston Martin/Mercedes) 69 - 1:38'47.037 - 2 vueltas
15.-Valtteri Bottas (Mercedes) 69 - 1:39'12.019 - 2 vueltas
16.-George Russell (Williams/Mercedes) 69 - 1:39'17.888 - 2 vueltas
17.-Nicholas Latifi (Williams/Mercedes) 69 - 1:39'32.376 - 2 vueltas
18.-Nikita Mazepin (Haas/Ferrari) 68 - 1:39'26.403 - 3 vueltas
      Mick Schumacher (Haas/Ferrari) 0 - Colisión
      Yuki Tsunoda (AlphaTauri/Honda) 0 - Colisión